I Encuentro en torno a la celtiberia literaria

 

Preámbulo. Por qué

 

Este encuentro es una oportunidad para reflexionar, debatir y soñar sobre los territorios míticos, los espacios poéticos, los países literarios. Son ámbitos libres, ingrávidos, no sujetos a las ataduras sociopolíticas de las patrias definidas por la Historia o la política.

La Celtiberia es desde la Antigüedad un territorio poético. No conocemos nada de los supuestos bardos o poetas celtíberos, que los habría seguro; tampoco nos ha quedado nada de la tradición oral en la lengua ancestral, tan habitual en la cultura celta. El latín se impuso en el solar conquistado por las legiones y con él surgieron escritores de singular talento como Marcial, de Bilbilis. En pleno Medievo la lengua castellana conoció en tierras celtibéricas (San Millán de la Cogolla) sus primeras manifestaciones líricas, con Gonzalo de Berceo (poeta próximo a ese lugar donde supuestamente se alumbró la lengua) y el juglar del Cantar del Mío Cid, con gran probabilidad proveniente de estos pagos (se especula que de San Esteban de Gormaz, Medinaceli o Molina). Alfonso X El Sabio, el Marqués de Santillana o el Arcipreste de Hita aludieron en sus versos a estas tierras en las que vivieron los dos últimos.

La Edad Moderna reavivó el mito de Numancia en la pluma del gran Cervantes en un drama singular y, ya granado el Barroco, nació Gracián en los antiguos dominios de Segeda  (hasta Quevedo, el otro conceptista, tuvo que ver con el territorio al contraer matrimonio con una dama de la vecina Cetina). El Romanticismo redescubriría la Celtiberia como tierra mítica y digna de inspiración en la pluma de Gustavo Adolfo Bécquer y los pinceles de su hermano Valeriano. Y luego la visión noventayochista vislumbró en tierras de Soria la esencia de esa España que se hundía: Machado y Gerardo Diego las inmortalizaron en páginas inigualables. En la actualidad diferentes narradores y poetas están intentando retomar este testigo. El Moncayo, gracias a los editores de Olifante, se ha convertido en territorio poético por excelencia y los novelistas siguen el curso inspirador que dejó la mítica Celtiberia. Por mucho que se vacíen y sus habitantes envejezcan este territorio sigue habitado por las musas literarias.

Y luego está la música, otro tipo de poesía con sonido, que se desarrollará con figuras consagradas en el marco conventual, precisamente donde se alberga una de las colecciones más importantes de España que ha recopilado instrumentos musicales provenientes de todo el mundo.

Vamos a compartir con las gentes de la Comarca del Aranda este legado cultural para que sean conscientes del mismo, al tiempo que puedan disfrutarlo reviviendo cuentos, versos y leyendas. Porque es el imaginario, y la literatura contribuye a ello especialmente, el que construye los pueblos y las identidades. En un momento de tecnologismo plano, las señas identitarias y la imaginación son más necesarias que nunca.

Objetivos. Para qué

 

La Comarca del Aranda, en el corazón de la Celtiberia geográfica, aspira a situarse también en el centro del ámbito identitario y cultural celtibérico. Las identidades las conforman las gentes, formando la literatura parte de ese proceso de creación de vínculos, tan importante en la cultura. Por ello queremos empezar por este capítulo. No con un acto aislado, presidido por escritores más o menos célebres, sino por un encuentro entre gentes de letras para abordar la cuestión del imaginario literario en general y de la Celtiberia en particular, para leer poesías y relatos relacionados con estas tierras, que son tan abundantes como cualificados.

 

Poner esta cuestión en el tablero, al tiempo que situamos en el mapa la Comarca del Aranda relacionado con ello es un objetivo loable y posible con una inversión mínima. Hasta ahora nadie ha reclamado el nicho de la “Celtiberia literaria” en el océano de las actividades culturales y esto supone una oportunidad única, también porque se trata de un asunto de indudable peso y proyección. Este puede ser el comienzo de una tradición literaria que vincule la comarca con escritores, músicos y otros creadores relacionados con la Celtiberia, al tiempo que una oportunidad para que los arandinos conozcan esta riqueza y disfruten de ese legado tan importante.

 

Este evento cierra un mes de septiembre del 2018 en el que la Celtiberia, como motor de identidad y cultura, ha estado en el centro del tablero, pues empezó dicho mes con la conmemoración de la Derrota del Cónsul Nobilior (con actos de recreación histórica) y termina con estas jornadas sobre literatura. En el escenario, como protagonistas, Gotor y de la Comarca del Aranda.

Programa/Calendario

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

¿Quieres apoyar el desarrollo de la España rural interior?
Firma para apoyar la causa

¿Quieres apoyar el desarrollo de la España rural interior?

Firma para apoyar la causa

Gracias por tu apoyo!

¡Gracias por apoyar la causa!