LAS COMUNICACIONES EN LA ANTIGUA CELTIBERIA. Marta Chordá, Arqueóloga AAC

Cuando hablamos de “comunicaciones” en la actualidad pensamos en todos los procesos de interconexión cultural que forman parte de la información que circula entre diferentes grupos. En cambio, cuando pensamos en las comunicaciones en la antigüedad reducimos esos procesos de interacción a las vías de comunicación. Esas vías de comunicación han permitido a lo largo de la historia la circulación, no solo de personas, sino de ideas y mercancías. El territorio histórico de la Celtiberia constituye una amplia zona de paso entre realidades geográficas dispares que determinan diferentes maneras de entender el territorio y por lo tanto diferentes modos de vida: su posición entre el Valle medio del Ebro y la Meseta, entre el Levante y las sierras de interior… Buena parte de esas vías naturales de comunicación se fosilizaron en época romana con la implantación de una compleja red viaria, al igual que otros ramales de caminería histórica (rutas trashumantes, Caminos Reales) bien conocidos que atraviesan nuestra geografía, permitiendo el flujo de ideas, relaciones sociales y conformando un territorio de frontera permeable y resiliente, que en general experimenta pocos cambios a lo largo de la historia hasta la actualidad.

Las comarcas del Jiloca y Gallocanta presentan una situación privilegiada para explicar las comunicaciones en época celtibérica, cuya huella intentaremos encontrar en la red viaria actual, recogiendo además las propias experiencias de movilidad de los asistentes respecto, por ejemplo a sus comarcas vecinas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *