Vacas en una granja

El proyecto para construir la mayor macrogranja de vacas de Europa pone en alerta a las provincias de Soria y Zaragoza

Una empresa de ganadería industrial planea la construcción de la mayor granja de vacas de Europa en el término municipal de Noviercas, en la provincia de Soria. El proyecto tiene prevista una explotación de más de 20.000 vacas. Hasta el momento, la más grande se encuentra en Caparroso (Navarra) y cuenta con 5.000 reses. Numerosas entidades sorianas y también de la vecina comarca de la Comunidad de Calatayud (Zaragoza), así como Greenpeace, han presentado alegaciones contra a este proyecto por cuanto consideran que generará un gran impacto ambiental y social, y pondrá en peligro el futuro de una amplia zona situada a caballo entre las comunidades de Castilla y León y de Aragón.

En Soria nació hace unos meses la Asociación Hacendera. Entre sus objetivo está el de parar el proyecto de la macrogranja que la empresa “Valle de Odieta” planea situar en Noviercas. Según explica la asociación, este expediente que se presentó en 2017 y en un principio no se continuó con su tramitación, pero la empresa recientemente ha vuelto a presentar dos modificaciones puntuales de las Normas Urbanísticas Municipales de Noviercas: una, la número 8, para poder edificar naves y edificios de enorme tamaño y otra, la 9, para que el Ayuntamiento elimine la prohibición de hacer pozos privados de captación de agua. Estos cambios han sido recurridos por Greenpeace, según recoge la publicación Agronews Castilla y León.

Por el momento, el Ayuntamiento de Noviercas ha dado su aprobación inicial, después de que la Junta de CyL aprobara el estudio ambiental simplificado, lo que supone «dar por bueno un pequeño estudio para un proyecto de enormes implicaciones ambientales y aprueban una modificación puntual de las normas urbanísticas que convierte las tierras de un pequeño pueblo en un barrio propio de una gran ciudad… ganadera». Por este motivo, la plataforma social estuvo recogiendo alegaciones contra la instalación de ganadería industrial hasta el pasado 10 de enero.

Para Hacendera, la elección de Soria para este proyecto no es casual. Y lo achacan a que «a nadie le importa Soria ni las tragedias que aquí ocurran. Porque no hay gente suficiente para oponerse. Porque nuestra situación es desesperada». Según explican, la granja industrial prevista generaría 50 veces más excrementos al año que los que producen todos los habitantes de la provincia de Soria juntos, además de 400.000 litros diarios de purines que contaminarían todos los acuíferos de la zona. Estiman que esto llevaría a la ruina al resto de explotaciones ganaderas de la región, y que mantienen 736 puestos de trabajo, y eliminarían toda posibilidad de desarrollo de estas comarcas, tanto por la contaminación generada como porque hipotecaría otros proyectos por su alto consumo de agua, que estiman en unos 6 millones de litros diarios.Por este motivo, consideran que es necesario mirar hacia la macrogranja que esta misma empresa tiene en la localidad navarra de Caparroso y que tiene únicamente una cuarta parte del tamaño que proyectada en Noviercas. «Hasta los políticos que aplaudieron el proyecto están decepcionados. No es lo que esperaban. Los testimonios de trabajadores y familiares no dejan lugar a dudas: Un trabajo durísimo y precario que excede con mucho las horas pagadas, horarios intempestivos, labores cualificadas hechas por personal sin cualificar, denuncias a la empresa por parte de trabajadores y de la propia Administración por presuntos delitos medioambientales», aseguran.

Vacas en una granja
Imagen de RitaE en Pixabay 

Greenpace afirma que las instalaciones para esta macro explotación ocuparían alrededor de 154 hectáreas y albergarían 23.520 vacas en absoluto confinamiento, que producirían cerca de 200.000 toneladas de leche al año. Para la organización, la explotación «sería auténtica fábrica de cambio climático, ya que generaría cerca de 574.200 toneladas de CO2 equivalente al año, lo mismo que emiten 122.000 coches circulando en un año».

El proyecto de macrogranja ha puesto también en guardia a diferentes organizaciones y administraciones, concretamente en las comarcas de la Comunidad de Calatayud y del Aranda, puesto que buena parte de la contaminación y de los impactos de la instalación industrial ganadera repercutirán directamente en Aragón. No es algo nuevo, estas comarcas han sido las más afectadas por otros dos grandes proyectos de industrialización del territorio: la instalación de una gran explotación minera en Borobia, minas que están en proceso de ampliación, y de la grandes instalación eólica de la sierra del Tablado, ambas en esta zona tan deshabitada entre Soria y Zaragoza.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *