SAMHAIN EN BERATÓN, FIESTA CELTIBÉRICA A LA VERA DEL MONTE SAGRADO

Un año más rescatamos del barullo mercadotécnico yanqui (Halloween) y de las sobreescrituras cristianas (que también asumimos) la fiesta céltica de Samhain (otoño en irlandés). Los celtas pensaban que en este señalado día, en el que su calendario lunar señalaba que la luz se apoderaba de las tinieblas y que caía la hoja del roble, se abría el sidh, el mundo de los muertos y sus espíritus vagaban por el de los vivos… Es el momento, por tanto, de recordar esa otra dimensión y a aquellos desaparecidos que la habitan. Por eso, como todas las fiestas célticas, también es celebrativa y se consume caelia, se hacen hogueras que iluminen esa oscuridad y se come. Todo ello se volverá a hacer en BERATÓN, al pie del monte sagrado de Celtiberia. Celebraremos precisamente la adscripción del municipio soriano en la Red de Municipios de la Celtiberia, inaugurando un cartel que lo acredita. Y habrá setas, como corresponde a la otoñada, música, hospitalidad y fiesta.

Estáis todos invitados. Podéis revisar el programa en el cartel que encabeza esta entrada. Además, podeís encontrar alojamiento en Cueva de Ágreda o en la misma Ágreda, tambie´n en los albergues de Purujosa y Calcena, ya en tierras aragonesas de la Comarca del Aranda. Os esperamos

IV ENCUENTRO DE LA CELTIBERIA LITERARIA Y CREATIVA. GOTOR (ZARAGOZA), 24 Y 25 DE SEPTIEMBRE DE 2022. CRÓNICA GRÁFICA

Presentación del IV Encuentro. De izda. a dcha., Manuel Martínez-Forega, coordinador del Encuentro; José Ángel Calvo, alcalde de Gotor y presidente de la Comarca del Aranda; Javier Hernández, coordinador del Encuentro.
Mesa de lectura de narrativa. De izda. a dcha.: J. Á. González Sainz, Fernando J. Palacios León, Rosa Martínez, Begoña Fidalgo y Abel Hernández
González Sainz y Palacios León.
Fidalgo y Hernández
Conferencia «Gastronomía de la Celtiberia» a cargo de Pilar Pozuelo.
Pilar Pozuelo
Pilar Pozuelo
Charla Trascendencia de la figura del marqués de Cerralbo, pionero de la arqueología en el paisaje celtibérico a cargo de Marta Chorda (arqueóloga) y Carmen Jiménez (directora del Museo Cerralbo de Madrid). Marta Chordá (izda.) y Carmen Jiménez (dcha).
Marta Chordá
Carmen Jiménez
Marta Chordá y Carmen Jiménez
Ángel Muñoz (geógrafo); Marisa Tajada (realizadora de cine y de teatro) y Vicente Chueca (etnógrafo). Charla tras la proyección del corto El rebollo, dirigido por Marisa Tajada.
Tajada y Chueca
Muñoz y Tajada
Celtiberia, espacio privilegiado para la fuga mundi. Coloquio en torno al ensayo La vida pequeña de J. Á. González Sainz. De izda. a dcha.: Javier Hernández, J. Á. González Sainz y Fermín Herrero.
González Sainz y Herrero
Hernández y González Sainz
González Sainz y Herrero
Entrega de la tésera de honor celtibérica a la figura del marqués de Cerralbo. Recoge la tésera Carmen Jiménez (directora del museo Cerralbo). A la izquierda, José Ángel Calvo (alcalde de Gotor); en el centro, Marta Cordá (arqueóloga).
Lectura de la laudatio a cargo de la arqueóloga Marta Chordá
Carmen Jiménez (directora del museo Cerralbo) muestra la tésera de honor
Celtiberia musical a cargo de El Galgo: Irene Guillén (bajo); Jesús López (guitarra y voz) y David Francisco (percusión)
Irene Guillén
Jesús López
David Francisco
El Galgo. Grupo de la celtíbera Contrebia Belaiska
Visita teatralizada al convento dominico de la Consolación a cargo del actor Jesús Pescador. Aquí, en el papel de monje inquisidor.
Jesús Pescador como monje inquisidor
Jesús Pescador como monje inquisidor
Jesús Pescador representando a Antonio Pérez, secretario personal de Felipe II
Jesús Pescador como Antonio Pérez
Jesús Pescador como pastor relator oral
Jesús Pescador como pastor relator oral
Mesa de lectura poética. De izda. a dcha.: Fermín Herrero, Octavio Gómez Milián, Celia Carrasco Gil y Nacho Escuín
Celia Carrasco Gil
Fermín Herrero
Nacho Escuín
Octavio Gómez Milián
Coloquio en torno a Historias de la Alcarama de Abel Hernández, con Javier Hernández (izda.), Abel Hernández (centro) y Manuel Martínez-Forega (dcha.)
Abel Hernández
Hernández, Hernández y Martínez-Forega
Entrega del los galardones del III Premio de Microrrelatos «Amigos de la Celtiberia». De izda. a dcha.; Jorge Cristóbal Val (ganador en categoría juvenil); José Antonio Gago Martín (ganador en categoría general); y Mª José Sáenz Rodriguez, presidenta del jurado.
José Antonio Gago Martín
Jorge Cristóbal Val
Mª José Sáenz Rodríguez

Textos ganadores del III Premio de Microrrelatos Amigos de la Celtiberia.

Categoría general: Los recursos naturales, de José Antonio Gago Martín

José Antonio Gago Martín

LOS RECURSOS NATURALES
Todo empezó en la sobremesa cuando Marcial, que siempre le saca tres pies al gato,
propuso que había que traer a un sabio para que diera una conferencia en el pueblo. En
estas tierras la población es escasa y descarriada y no es fácil reunirla. Habíamos creado
la asociación cultural para tener una excusa para reunirnos a hablar de nuestras cosas
alrededor de una buena comida y unos vinos, pero, claro, si era una asociación cultural a
lo mejor tenía razón Marcial y la conferencia no era tan mala idea.
Buscamos más allá de las fronteras de la Celtiberia y encontramos a un catedrático
de la Universidad de Zaragoza que nos dijeron que era un pozo de sabiduría.
Acordamos que nos platicara sobre el mejor modo de aprovechar nuestros recursos.
Siempre es bueno, estábamos otra vez de acuerdo con Marcial, que alguien de fuera nos
muestre otro punto de vista, porque quizá los árboles no nos dejen ver el bosque.
Después de la comida llevamos a aquel sabio, que se llamaba don Aurelio, a dar un
paseo por los alrededores del pueblo. Vio unas matas de higuera salvaje y se empeñó,
contra nuestro consejo, en darse un atracón de higos morados.
Todo el mundo sabe, menos don Aurelio, que esos higos tienen unos pelillos
urticantes que, si no los pelas, te ponen la lengua tan hinchada que no te cabe en la boca.
Cuando llegó la hora de la charla y el conferenciante se subió al estrado estaba la
Casa de Cultura abarrotada. Esperábamos, ansiosos, que aquel sabio nos iluminara con
sus palabras, pero cuando empezó a hablar no entendimos casi nada:
—Uenass ardes, ciento muxo mi amendable odadodia pedo dengo a degua inxada
y…
Marcial estaba decepcionado porque «una fatal contingencia» había deslucido el acto
y nos había privado de los buenos consejos que aquel sabio podía habernos aportado
para mejorar nuestra vida cotidiana. Sin embargo los demás estábamos encantados y lo
único que nos pesaba era no haber traído antes la cultura al pueblo, ahora que sabíamos
que era una cosa tan divertida.

Categoría juvenil: En el siglo II a. C., de Jorge Cristóbal Val.

Jorge Cristóbal Val

EN EL SIGLO II a.C.
Un grupo de adolescentes paseaba por las estrechas calles de su pueblo, Calatorao, cuyo origen se remonta a un pasado celtíbero de inequívoco y sonoro nombre: Nertóbriga.
Caminaron hasta un inmenso campo yermo, estéril, seco; ese día hacía un calor sofocante. El terreno mostraba cientos de extraños restos que parecían muy antiguos, pero entre ellos destacaban unos cuantos que habían atraído particularmente la atención de los chicos.
Sandra fue la primera en darse cuenta de la rareza de tales restos, y es que Sandra era una chica a la que le gustaba investigar y descubrir nuevas cosas. Y se fijaba en todo.
Jorge, Emma y Álex todavía no los habían identificado a pesar de su tamaño. Sandra les orientó y en seguida prestaron atención a sus explicaciones. Se trataba de varios huesos nunca antes vistos. Concretamente, había cuatro; ¿por qué cuatro? Cada uno cogió un hueso y quisieron encontrarle una forma reuniéndolos todos. De repente ocurrió algo que ninguno había imaginado, los huesos los transportaron inmediatamente a otra época, al siglo II a. C., frente a una ciudad antigua.
Nuestros personajes se extrañaron mucho. Aparecieron en la entrada de una población y vieron un indicador en el que se leía: “NUMANCIA, PUEBLO CELTÍBERO”.
Sandra, Jorge, Emma y Álex entraron en esa población, que estaba muy protegida: amurallada y con torres defensivas. Siguieron adelante y se dieron cuenta de que había una calle principal y que, siguiéndola, se distribuía en otras calles secundarias. Durante su visita, vieron muchos objetos y armas que estaban elaborados con hierro, ya que el hierro era muy popular en los pueblos celtíberos. También destacaba la cerámica. Los celtíberos tenían su propio lenguaje y sistema de escritura y lo reproducían en planchas de bronce y otros metales. Su sociedad tenía estructura militar, pero también destacaba la artesanía, la cerámica y el comercio con otros pueblos vecinos.
Los adolescentes se cruzaron con una señora que los invitó a su casa (notó en sus caras que estaban muertos de hambre). La casa era humilde y tenía un sótano, cocina y una habitación, todo bajo un techo de vigas de madera cubierto de paja.
Repuestos del cansancio y del hambre, Sandra, Jorge, Emma y Álex dieron por finalizada su visita a Numancia.
Recogieron de nuevo los huesos y, alineándolos como lo habían hecho la primera vez, regresaron a su tierra y a su tiempo, recordando con satisfacción la experiencia que habían tenido con una cultura que era y es muy importante para comprender hoy la nuestra.

III PREMIO DE MICRORRELATOS «AMIGOS DE LA CELTIBERIA»

Acta del jurado

La Asociación de Amigos de la Celtiberia convocó la III edición del premio de microrrelatos cuyo fallo emitió el jurado el pasado 12 de septiembre y que se hace público hoy, en vísperas de la ceremonia de entrega de los diplomas correspondientes que tendrá lugar el próximo 25 de septiembre en Gotor, con ocasión de la IV edición del Encuentro de la Celtiberia Literaria y Creativa.

La convocatoria de este premio ha ido captando progresivamente el interés de los escritores, presentándose 101 originales en categoría general y 26 trabajos en categoría juvenil.

Próximamente se harán públicos en este mismo medio los dos microrrelatos ganadores.

CELTIBERIA EN EL TERRITORIO DEL ARANDA: III JORNADAS DE RECREACIÓN HISTÓRICA

Desde la última celebración en septiembre de 2016, por fin este año se han celebrado los días 3 y 4 de septiembre las III Jornadas de recreación histórica: Celtiberia en el territorio del Aranda en las localidades de Aranda del Moncayo, Cetina y Oseja. Ha habido batallas, talleres, charlas, presentaciones de libros (Guía turística de la Celtiberia), una boda celtibérica, música y comidas de hermandad entre celtíbros y visitantes.

Información y programa detallado en: https://www.turismodearagon.com/agenda-aragon/jornadas-de-recreacion-historica-celtiberia-en-el-territorio-del-aranda/

ARDE CELTIBERIA

Este verano han ardido muchas hectáreas en la península. No olvidemos que España es el segundo país con más hectáreas de bosque de Europa, tras Suecia. En CELTIBERIA hemos sufrido dos grandes incendios, el del Manuebles (comarca de Calatayud) y Moncayo y otros en la sierra de Algairen y en tierras celtibéricas de Teruel. Se ha quemado un patrimonio importantísimo de un territorio donde están nuestras raíces ancestrales:Habrá que tomar medidas de cara a la próxima temporada: los incendios se apagan en invierno….

Pero cuando la Celtiberia se quema se queman también nuestras raíces, como explicamos aquí en este artículo de Heraldo de Aragón

https://www.heraldo.es/…/cuando-celtiberia-se-quema…

.

INCENDIO EN LA COMARCA DE CALATAYUD. ALGO ARDE A PODRIDO EN CELTIBERIA

Este terrible incendio tiene un origen rocambolesco: una empresa internacional supuestamente «ecológica» (gestiona huella de carbono) desata el infierno tras un aviso en la ola de calor de junio que quemó 25 ha. Son muchas las preguntas que se suscitan a partir de esta catástrofe (y que se plantea el valiente editorial de El Alto Jalón) que ha arruinado un puñado de pueblos para los años venideros. Moros, una de las joyas del urbanismo mudéjar de la Celtiberia (en la foto), ha estado a punto de desaparecer en el fuego….Detrás de estas actividades que vienen de fuera hay un modelo de desarrollo colonialista y extractivo en el que el territorio despoblado es utiizado para intereses globalizados mientras sigue el abandono, la marginalización, el envejecimiento y la despoblación.

https://www.elaltojalon.es/texto-diario/mostrar/3830059/declarado-incendio-forestal-bubierca

CELTIBERIA SE SUMA AL CENTENARIO DEL MARQUÉS DE CERRALBO

Se scuceden a lo largo del verano numerosos actos desarrollados en los lugares donde Don Enrique Aguilera y Gamboa descubrió las entrañas arqueológicas de la civilización celtibérica. La AAC se suma a estos actos en su organización, como los desarrollados en Monreal de Ariza y el IV Encuentro de la Celtiberia Literaria y Creativa de Gotor, en donde se entregará la tésera de hospitalidad de nuestra asociación al Marqués de Cerralbo, representado por al actual directora del Museo Cerralbo de Madrid, la soriana Carmen Jiménez.

PROGRAMA DE ACTOS DEL CENTENARIO EN LAS DISTINTAS SEDES: https://www.culturaydeporte.gob.es/mcerralbo/actividades/centenariomuseocerralbo.html

IV ENCUENTRO DE LA CELTIBERIA LITERARIA Y CREATIVA

TOMANDO EL PULSO CREADOR DE UN PAÍS IMAGINADO

El Encuentro de la Celtiberia Literaria alboreó el último fin de semana de septiembre de 2018 con un olfato profético: dos de sus participantes, Manuel Vilas e Irene Vallejo, se convertirían en fenómenos literarios internacionales. Pero el objetivo de este humilde evento es dar voz a todos los creadores -por eso hemos añadido el adjetivo “creativa” de la Celtiberia- o que la aborden en su obra. Aquí tienen cabida músicos, historietistas, fotógrafos, artistas plásticos o de cualquier disciplina creativa más allá de la literatura que lo alumbró; valoramos su compromiso y su calidad, independientemente del grado de celebridad.

Llevamos ya cuatro ediciones, habiendo superado la maldición de continuidad que planea sobre las iniciativas culturales en nuestro país, la marginalidad rural y hasta la pandemia que nos obligó a suspender la edición de 2020. Aquí estamos de nuevo, un septiembre más y con más ánimo, gracias al apoyo del Ayuntamiento de Gotor y de la Comarca del Aranda, con el respaldo de la Asociación de Amigos de la Celtiberia y de patrocinadores, participantes y asistentes. Cultura de encrucijadas creativas en esta gran encrucijada que es la Celtiberia, el país fronterizo de las cuatro culturas que el marqués de Cerralbo empezó a explorar hace más de una centuria en sus entrañas arqueológicas.

       EL MARQUÉS DE CERRALBO, ADELANTADO DE LA ARQUEOLOGÍA CELTIBÉRICA

Desde la Asociación Cultural Amigos de la Celtiberia entregamos anualmente el galardón “Tésera de hospitalidad” (utilizado por los celtíberos para sellar pactos y hermanamientos) a personas, instituciones o colectivos ciudadanos que se hayan distinguido en el compromiso con nuestras tierras, vaciadas pero llenas de patrimonio ecocultural. La primera fue para el recientemente desaparecido escritor y fotógrafo bilbilitano José Verón Gormaz (2019), de incuestionable mérito y compromisos con nuestra tierra, y el pasado año la recibió la Asociación de Amigos de Sarnago, destacando su heroica labor para revivir un pueblo despoblado de las Tierras Altas de Soria. Este año se la dedicamos a una institución que celebra el centenario de la muerte de su fundador, Don Enrique Aguilera y Gamboa. La recogerá la soriana Carmen Jiménez, directora del Museo Cerralbo como más claro exponente del legado y de la difusión de la obra de don Enrique.

Este aristócrata carlista, defensor de esos fueros y bienes del común cuya abolición y desamortización avocó a la decadencia a las tierras de la antigua Celtiberia, protagonizó un cambio de rumbo con respecto a la concepción de la arqueología del siglo XIX. Impulsor de la Ley de Excavaciones de 1911, por vez primera se consideran los yacimientos y materiales arqueológicos como Patrimonio Nacional; él mismo, con encomiable consecuencia, selló este empeño en su última voluntad: legó todas sus colecciones, de incalculable valor, a la nación española. Los celtíberos de hoy, fieles al espíritu hospitalario y agradecido de nuestros ancestros, reconocemos su trabajo con esta tésera.

LOGO de la Red

COMPROMISOS DE LA RED DE MUNICIPIOS DE LA CELTIBERIA

Mayo 2022. GOTOR

Los municipios de la Celtiberia apostamos por la integración y la solidaridad, dos valores muy necesarios en tiempos de crisis y nacionalismos excluyentes. Queremos integrarnos en nuestra Historia, en nuestra identidad, en nuestra excepcional riqueza patrimonial; por ello queremos entroncarnos en Celtiberia, el mítico territorio de los celtíberos y de las Cuatro Culturas (celtibérica, judía, musulmana y cristiana) que se extiende por ocho provincias (Burgos, Cuenca, Guadalajara, Rioja, Segovia, Soria, Teruel y Zaragoza) de cuatro comunidades autónomas: Aragón, Castilla y León, Castilla-La Mancha y La Rioja.

Promovemos una declaración simbólica, integradora, plenamente compatible con nuestra identidad aragonesa, castellana, riojana y española, pues somos desde siempre tierra de creativos mestizajes. Adscribirse a la Celtiberia supone apostar por los valores que refuerzan la naturaleza, la cultura, la etnografía y la solidaridad que históricamente han distinguido a estas “extremaduras” (tierras de frontera) de comunidades de aldeas o de villa y tierra, fueros y cartas pueblas; somos la tierra de los celtíberos, sin esclavos y con hospitalidad, de los concejos libres, del común, del “nadie es más que nadie”… Somos tierra dura donde echó raíces la libertad de los individuos y de los colectivos.

Esta es una de las grandes herencias inmateriales de un patrimonio ecocultural que, sin embargo, es tangible y único en Europa: la “Celtiberia de las cuatro culturas”, que puede ser fuente de riqueza para impulsar el sector agropecuario ecológico, el turismo cultural y la nueva economía digital; en definitiva, potenciador de un desarrollo sostenible que necesitan con urgencia estas tierras marginadas desde el siglo XIX.

Esta red de municipios celtibéricos pretende reconocer el compromiso
de unos pueblos y de sus pobladores con un territorio desde hace dos mil quinientos años. Nos organizamos en este presente difícil, espoleados por la crisis demográfica y el abandono paulatino de servicios, para hacer un llamamiento a todos los descendientes, oriundos, afines y gentes que hayan descubierto la pasión por vivir en el histórico solar de la cordillera (Celt)Ibérica.

Pretendemos un futuro sostenible, con oportunidades para cualquier iniciativa que busque en este espacio el sentimiento de pertenencia a una comunidad ancestral y un presente que nos haga más felices en nuestro territorio. Pretendemos unirnos en esta red municipal para compartir tantas cosas en común con vistas a generar sinergias que nos hagan prosperar en la nueva sociedad digital participativa.

Nos comprometemos con la naciente red “Municipios de la Celtiberia” para promover iniciativas encaminadas a esos fines de desarrollo sostenible arriba enunciados y revertir la inercia negativa y derrotista de la llamada España vaciada o despoblada. Los municipios serán nuestra base y sustento, los interlocutores oficiales, si bien las asociaciones culturales locales deben tener voz y un papel destacado en esta red que se regirá por los principios democráticos que ya distinguieron a los antiguos celtíberos y que preservamos -excepcionalmente en Europa por la necesidad de colonos- durante la Edad Media. La Asociación de Amigos de la Celtiberia se propone como órgano observador, en un papel desinteresado de apoyo, mentorizacion y colaboración.

Nacemos con un pequeño germen de municipios de las citadas ocho provincias celtibéricas con la vocación de abrirnos a todos los que integran las comarcas naturales de la Celtiberia, en la cordillera Ibérica y los rebordes occidentales de la Central (ver mapa); buscaremos así mismo la interacción con todos los actores de la España rural interior. Vamos a promover el hermanamiento y las actividades conjuntas con unos fines y objetivos concretos:

  • Preservación, mantenimiento y promoción de nuestro patrimonio histórico, artístico y etnográfico, de nuestra cultura, leyendas e imaginarios.
  • Preservación de nuestros ecosistemas naturales y de los paisajes antrópicos tradicionales.
  • Valorización y promoción de esta riqueza patrimonial en todas sus dimensiones para el fomento del turismo y las industrias culturales.
  • : sector agropecuario, industrial, tecnologías digitales, turismo y cultura. 
  • Promover el emprendimiento, la revitalización demográfica de nuestros pueblos: un futuro para los jóvenes y un hábitat idóneo para la infancia.
  • Defender los servicios necesarios para el desarrollo satisfactorio de la vida cotidiana y laboral de un ciudadano del siglo XXI: infraestructuras y servicios suficientes para cubrir las necesidades básicas, comunicaciones (viarias y digitales), vivienda, entretenimiento, etc. Todo ello para provecho de los habitantes permanentes y estacionales.
  • Apostar por la tecnología digital participativa como instrumento de comunicación, intercambio e integración comunitario entre los habitantes de las comarcas naturales y de la Celtiberia.
  • Alineados con un modelo de desarrollo sostenible, defenderemos nuestro territorio frente a las agresiones colonizadoras o abusivas de todo tipo con nuestros recursos naturales: aquellas que no garantizan las compensaciones justas y consentidas a los municipios.
  • Nuestro territorio es un valor para la sociedad que debe ser compensado: el uso de infraestructuras viarias y energéticas o el agua de nuestra tierra tiene un gran valor en todas sus dimensiones (de mercado, patrimonial e intangible).
  • Interlocución con las administraciones supramunicipales para defender nuestros intereses y conseguir los fines que nos proponemos.
  • Apoyo y promoción de leyes que favorezcan una discriminación positiva para el medio rural despoblado (los “nuevos fueros”). Apoyamos la activación de la ley de Desarrollo Sostenible del Medio Rural 45/2007 que, convenientemente actualizada, es un instrumento operativo para nuestros objetivos.
  • Postularse a proyectos financiados por fondos europeos o nacionales, en un momento en que la condición rural, la despoblación, la extensión digital y las identidades culturales cotizan al alza en estas convocatorias.
  • Difusión de identidad y el patrimonio de la Celtiberia en todas sus vertientes.

Estos objetivos, acordados en la asamblea constituyente de la red el 7 de mayo, serán asumidos por los municipios aspirantes para entrar en esta red y serán auditados periódicamente por agentes independientes. Juntos podemos conformar un lobby rural territorial que defienda nuestros intereses, nuestras gentes, nuestro futuro y nuestra identidad.

Así mismo, la asamblea de municipios concretará los requerimientos, las normas a seguir conjuntamente por los miembros, así como las cuotas anuales para mantener la red. Como muestra simbólica de esta pertenencia, cada localidad colocará la señal metálica homologada de “Municipio de la Celtiberia. Territorio de las Cuatro Culturas” que encabeza esta declaración (con el escudo o símbolo de cada municipio abajo, al modo en el que figura el ejemplo de Gotor) y la colocará visiblemente a la entrada de la población.