GONGORISMO. LUIS DE GÓNGORA Y ARGOTE: EL PRIMER PASOTA.

«Con unos pocos libros libres (libres digo / de expurgaciones paso y me paseo, / ya que el tiempo me pasa como higo». Cualquier allegado a las actitudes «postnovísimas» no debería ignorar (hoy todo es «forma» y no me refiero, desde luego, a ésta cuando escribo); debería rebuscar en su conciencia para ver si encuentra lo ya hallado, y hollado luego en las arrogantes advertencias literarias. Tampoco escapa a este juicio endeble lo que pasa —y de lo que se «pasa»— en la calle. Los versos de Góngora que cito no sólo encierran el hallazgo en 1610 de una actitud que la década de los 80 del siglo pasado «inventó» para oponerse y censurar a la censura; para mostrar lo que sería quizá, desde entonces, la endeblez de la adolescencia y de su deficiente educación (hoy la sufrimos impertinentemente).

Leer más

Estrabismo: el ojo bueno de Jean Paul Sartre

Se lee en el diario de los Goncourt: «En littérature, on ne fait bien que ce qu’on a vu ou souffert». Pero la literatura, sin impugnar la fe de los galos académicos, también «intuye» lo que ni sufre ni ve, y no tiene por qué hacerlo mal —la arrogancia es sólo coyuntural— quien desde la escritura la ensaya. Mi amiga Pilar Souto se mató en accidente de carretera el día 12 de octubre de 1989, el mismo día y aproximadamente a la misma hora que yo le escribía una carta que no leyó jamás: «A las seis, la tarde está presidida por una nostalgia nauseabunda, inevitable y fatal que la ingrata memoria emplaza con motivo de un suceso a la vez angustioso y seductor, pero que desconozco. La náusea es resultado de una inequívoca sensación de pérdida, porque la memoria actualiza un deseo cuya certeza y corporeización escapan a nuestra voluntad de consumación: la sed eterna, el eterno Tántalo tan dolorosamente cotidiano dentro del complejo sistema de afecciones y hechizos que oculta y sutilmente rige en definitiva nuestras emociones e infructuosamente pretendemos interpretar».

Leer más

Claustrofilia: Ángel Guinda en la memoria selectiva.

Recuerdo que a principios de los años 90 (1992, quizá), en la sobremesa de una espléndida cena que nos preparó Elena Pallarés en su casa, Túa Blesa, excelente profesor y magnífico archimagirus repostero para la ocasión, anotó una frase de Luis Cernuda: «Esa vieja aspiración humana de la soledad». Y la cita venía a propósito, pues con nosotros, además de Alfredo Saldaña, se encontraba Ángel Guinda entregándonos las primicias de su Claustro, de cuyo fervor poético hemos sido enterados por inteligentes lecturas. Como insobornable admirador del hombre y del poeta, acusé la entrega con emoción e impaciencia, porque lo que verdaderamente ese claustro encierra es el mundo, aunque un mundo de soledades no paradójicamente compartidas.

Leer más
plataforma superior de Arcóbriga, donde se supone que debería de estar el poblamiento celtibero

La vivienda y el urbanismo antes de Roma se analizan en una charla en Berrueco

¿Cómo se se organizaban las casas y el urbanismo de ciudades y poblados antes de que llegaran los romanos a estas tierras? El sábado 4 de julio en la localidad de Berrueco se dará respuesta a esta y otras muchas preguntas , en la segunda de las conferencias organizadas por la Comarca Campo de Daroca con la colaboración de la Asociación Amigos de la Celtiberia y que persiguen difundir la riqueza cultural y patrimonial de este territorio.

Leer más
Portada del libro Satirilogio.

«Satirologio» de José Verón Gormaz, en la estela de Marcial. Celtiberia literaria viva.

Por Manuel Martínez-Forega

José Verón Gormaz es ya un viejo cultivador del epigrama; lo atestigua la segunda parte de sus Ceremonias dispersas, título nada menos que de 1990. El asunto epigramático no quedó ahí en la obra de Verón: Epigramas del último naufragio,de 1998, Epigramas incompletos, de 2007 y Sala de los espejos, de 2014, dan testimonio de esta práctica que continúa con este Satirologio. Que el título entrañe una apología de la sátira da idea también del gusto por una morfología poética que reúne en sí misma —digámoslo para escarnio de los exacerbados negacionistas— el célebre axioma horaciano: prodesse et delectare. Porque, en efecto, lo que recomienda Horacio en su Epistula ad Pisones es Aut prodesse volunt, aut delectare Poetae, / Aut simul et jucunda et idonea dicere vitae (vv. 333-334[1]); es decir, que los poetas deben aplicarse a divertir a la vez que a instruir y, además, a escribir palabras bellas y que sean útiles para la vida. De donde se deduciría que Horacio era (al menos en esta parte de su Ars poetica) partidario del didactismo en poesía y, hoy, lo enfrentaría sutilmente a corrientes que defienden, por ejemplo, la «poesía pura»; para entendernos mejor: Horacio estaría en los antípodas del krausismo o del parnasianismo (que, por cierto, no hizo ascos al epigrama marcialesco), pero acaso muy cerca de la Poesía útil[2] de un Ángel Guinda y —¿por qué no?— de los dieciochescos «salones literarios» en los que querría tomar cuerpo y vida la diletante instrucción del poeta romano y republicano.

Leer más
Luis Majarena y Javiwr Herández en un momento de la conferencia

Celtiberia, una cultura en la frontera

En la Casa de Cultura de Daroca tuvo lugar el pasado sábado 27 de junio la primera conferencia del ciclo Jornadas formativas que este año se dedican a la Celtiberia, organizado por la Consejería de Cultura de la Comarca Campo de Daroca en colaboración con la Asociación de Amigos de la Celtiberia, a la que pertenecen la mayor parte de los ponentes. El profesor universitario y escritor Javier Hernández Ruiz fue desgranando en esta primera conferencia en qué consiste la “Cultura celtibérica”, enmarcándola en el solar de la Cordillera (Celt)Ibérica. Fue esta una tierra de frontera desde los tiempos prerromanos en que se constituye la primera civilización que le da nombre, la celtibérica. Pero también fue muga durante el medievo entre el califato y las taifas andalusíes con los reinos cristianos, o entre éstos entre sí (Aragón, Castilla y Navarra) y hoy lo es entre comunidades autónomas, y entre la España más poblada y la vaciada.

Leer más
Poblado celtíbero “El Castellar”. Foto: Comarca de Daroca

La Comarca de Daroca divulga el patrimonio de la Celtiberia en unas jornadas itinerantes a lo largo del verano

La Comarca Campo de Daroca organiza a lo largo de este verano y por segundo año consecutivo las jornadas “Huellas del Pasado”, que están dedicadas a la divulgación del abundante patrimonio histórico – artístico que tiene la comarca entre sus habitantes. El año el motivo central fue la enseñanza del patrimonio y en la presente edición van a girar en torno al patrimonio celtibérico. Las jornadas, que serán impartidas por especialistas en la materia, se prolongarán durante nueve sábados consecutivos en nueve localidades diferentes.

Leer más
Murallas de Daroca

Ciudades monumentales de la Celtiberia

Pocos territorios en Europa pueden presentar este rosario de ciudades hoy decadentes pero plagadas de patrimonio que, con algunos restos de la Antigüedad, se agudiza en el Medievo y se prolonga en Era Moderna. El territorio celtibérico vinculado a Castilla desde la Edad Media fue Extremadura fronteriza, por lo que es habitual encontrar notables restos defensivos califales en Ágreda conviviendo con torreones cristianos y edificios de los siglos XVI y XVII; Medinaceli también conserva restos defensivos islámicos, no en vano fue capital defensiva de la Marca media en el califato. Su arco romano (s. II), convertido en icono de monumento nacional, da prueba de la importancia de esta encrucijada de caminos desde la Antigüedad que, ya en la Edad Moderna, fue ciudad ducal presidida por el palacio “escurialense” de Gómez de la Mora (1625). Almazán también fue testigo de eventos históricos relevantes (en 1158 Sancho III de Castilla creó la Orden de Calatrava y en 1375 se firmó la paz que finiquitaba la Guerra de los Pedros. De la ciudad medieval se conservan murallas y tres de sus cuatro puertas y de sus doce iglesias medievales se conservan la de San Vicente, San Miguel (con su singular cimborrio de finales del XII) y Nuestra Sra. del Campanario. Destaca el Palacio renacentista de la plaza Mayor, emblema del señorío de los Hurtado de Mendoza. Dos personajes insignes del Sigo de Oro a destacar, el gran teólogo Suárez, aquí nacido, y Tirso de Molina, que murió aquí.

Leer más

2020 Bases. II Premio Microrelatos

II PREMIO DE MICRORRELATOS «AMIGOS DE LA CELTIBERIA»

La Asociación de Amigos de la Celtiberia, en su irrenunciable defensa de los valores del territorio de la Celtiberia; atendiendo, además, a la histórica y fundamental aportación de sus gentes en la conformación de la cultura, la sociedad y los caracteres idiosincrásicos de la Península Ibérica, convoca el «II Premio de Microrrelatos Amigos de la Celtiberia» con el propósito de reconstruir, estéticamente también, un espacio singular y rescatarlo del olvido.

Acta I concurso relatos amigos de la celtiberia

El próximo domingo día 29 de septiembre, coincidiendo con la clausura del II Encuentro en torno a la Celtiberia Literaria en Gotor (Zaragoza), se hará entrega del «I Premio de Microrrelatos Amigos de la Celtiberia»  promovido por la Asociación de Amigos de la Celtiberia con el patrocinio del Ayuntamiento de Gotor y la Comarca del Aranda.